Cuando una fragancia distintiva está perfectamente creada y difundida, el efecto es monumental, y los clientes y huéspedes no se cansan nunca de ella”

Se recomienda un aroma exclusivo e impactante para la zona de la recepción y zonas comunes. El marketing olfativo consiste en asociar un aroma único a una marca. En los Hoteles es algo primordial e importante y se logra creando su propio aroma corporativo, su identidad olfativa. Asociando el cliente de esta forma el aroma corporativo  con el hotel, provocando en el cliente una experiencia que quedará grabada en su memoria, ya que recordarán su identidad olfativa con su estancia vacacional. Un hotel es considerado y recordado por las experiencias, sensaciones y emociones vividas en él. E aroma tiene un papel esencial determinante, consigue evocar las emociones deseadas y mantenerlas en el recuerdo, reforzando su imagen y su posicionamiento.

Una vez seleccionado el Aroma Corporativo, podríamos realizar un planteamiento  de Marketing en el punto de venta en la recepción del hotel en varios formatos (mikados, aromas en spray de 100 ml., sachets, velas,   etc…).  Lo que intentamos con este sistema,  es  amortizar el gasto de nuestros servicios de ambientación de las zonas comunes, con la venta de estos productos y lo más importante  es que satisfacemos al cliente llevándose la fragancia de su estancia o vacaciones a su casa,  asociando de esta forma el aroma corporativo  del hotel.

Para poder vender los productos corporativos es importante tener bien aromatizada la recepción y los pasillos de las zonas comunes del Hotel, incitando al cliente a preguntar por la fragancia y una posible venta de los productos corporativos.